miércoles, 22 de junio de 2011

El Ñángaro prácticamente “desaparecido” de la Laguna de La Restinga

La población conservacionista de la Laguna de La Restinga alertó sobre la desaparición del Ñángaro de dicho hábitat, debido principalmente al saqueo de sus nidos, a pesar de las acciones que han emprendido para evitar dicho crimen ecológico.


El Guardaparques Pedro Vásquez, informó que en este momento hay “0” ejemplares de Ñángaros en el Parque Laguna de La Restinga, a pesar de que el año pasado supieron de un nido con unos ejemplares pero fue saqueado. “Los saqueadores necesitan cinco minutos para llevarse los pichones y no les interesa si viven o se mueren en el camino. Nosotros necesitamos por lo menos 45 días para que estas aves que están en peligro de extinción logren volar y sobrevivir”, dijo el activista, que actualmente estudia la carrera de Gestión Ambiental en la Universidad Bolivariana (UBV).

Vásquez lidera un grupo de conservacionistas integrado por pobladores cercanos a la Laguna, que se han dedicado a la protección del Perico Cara Sucia, otra especie que está amenazada con extinguirse, pero gracias a las acciones de este grupo de personas han logrado el incremento de la población. “El año pasado pudimos salvar unos 290 cara sucia que lograron alzar vuelo. Para este año tienen un estimado de 400 pichones rescatados y que podrían surcar los cielos insulares”, comentó.

En el caso del Ñángaro, explicó que la acción de monitoreo de nidos es muy complicada porque ellos anidan en el Mangle Negro, que está ubicado en la parte posterior a los mangles frontales de la Laguna, que son de difícil acceso. “En este momento podemos decir que los ñángaros no se están reproduciendo dentro del Parque”, enfatizó.

Conservación

Pedro Vásquez, Guardaparques

Para que la especie conocida como “Perico Cara Sucia” no tenga el mismo destino del Ñángaro, Pedro Vásquez activó una red de conservación en la Laguna de La Restinga, integrada por la asociación de lanchero, Aso-ostras, principalmente los hijos de las ostreras, los habitantes del poblado El Portillo de Leonardo, integrando además a profesores y estudiantes de la Universidad Bolivariana de Venezuela en Nueva Esparta.

Desarrollan jornadas de vigilia para evitar el saqueo de sus nidos y sensibilizar a la población para que no compren sus pichones, ni sean cómplices de este delito. “El trabajo de cuidador de nidos debe cumplirse sin descanso, ya que personas inescrupulosas se dedican a saquearlos y vender los pichones a orillas de la carretera ante la mirada indiferente de pobladores y funcionarios”, explicó el Guardaparques durante su participación en la presentación de proyectos de la Carrera de Gestión Ambiental de la UBV, realizado en los espacios de la Universidad Corporativa de Sigo.

Amenazas latentes

Las amenazas sobre el Ñangaro son extremas. Entre las más importantes está la cacería para capturarlo vivo y su uso como mascota. Se calcula que anualmente se extraen el 80 a 100% de los pichones. Adicionalmente estos animalitos no son muy resistentes en cautiverio y gran parte de ellos mueren. La destrucción de las zonas áridas de la Isla de Margarita por explotaciones de arena, la fuerte presencia de pescadores, lancheros y turistas en las zonas reproductivas y el deterioro de los manglares y lagunas del parque Nacional Laguna La Restinga. Incluso la circulación de transporte pesado hacia la Península los amenaza porque son aves de vuelo bajo y pueden ser atropellados fácilmente.

CNP 9983

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...