martes, 7 de julio de 2015

Provita y Ecoguardianes han logrado incorporar 25 cotorras a su hábitat natural

Unos 25 volantones han sido incorporados a su hábitat natural durante la temporada de reproducción de la Cotorra Margariteña, gracias al trabajo que viene desarrollando Provita en la Península de Macanao.

Una pernocta en el campamento de la ONG ubicado en la Arenera La Chica, nos permitió conocer el trabajo que llevan adelante un grupo de 10 personas que se han constituido en los Ecoguardianes de Macanao, y son quienes llevan la loable tarea de custodiar la inserción de las pequeñas cotorras su vida silvestre.


“Lamentablemente en la Península de Macanao la práctica del saqueo a los nidos de las cotorras es de cien por ciento, las únicas que se logran incorporar a su hábitat son las que logramos cuidar y anillar en el campamento de La Chica”, comentó José Manuel Briceño, coordinador del Programa Bioínsula de la ONG Provita.

José Manuel Briceño Programa Bioínsula Provita
Briceño comentó que la mayoría de las temporadas han cerrado con un promedio de 50 cotorras incorporadas a su hábitat, por lo que al ritmo que llevan, este año podrían estar llegando a la misma meta aunque siempre aspiran superarla.

El período de apareamiento es durante los tres primeros meses del año y el de anidación inicia en el cuarto, por lo que las guardias de 24 horas se inician en el mes de abril y culminan en agosto. “Los pichones tardan aproximadamente 58 días desde que salen del cascaron hasta su primer vuelo. Algunos tienen inconvenientes por la inexperiencia y llegan a caer a tierra, pero ayudados por sus progenitores, pueden alzar vuelo felizmente enseguida”, dijo el especialista en fauna silvestre.

En el lugar existe un aproximado de 27 nidos que deben ser revisados permanentemente para llevar las estadísticas de inserción de los ejemplares a su ritmo natural de vida. Cada nido tiene promedio 3 y 4 pichones, los que más tienen pueden llegar a albergar hasta 5 ejemplares. Diariamente vuelan entre 4 y 5 ejemplares.

Otra de las actividades destacadas de la observación de estas aves en su hábitat natural fue el proceso de alimentación. Son los padres los que van a buscar las semillas y frutos, como el yaguarey, pitigüey, para llevárselos a los pichones en la boca. La madre se inserta en los huecos hechos en los árboles para alimentar a los críos y luego entra el papá.

Nido saqueado

A pesar de que durante esta temporada no ha habido tantos intentos de saqueo como en temporadas pasadas, el pasado mes de junio reportaron uno, de donde se llevaron por lo menos 4 pichones.

Por ello la recomendación que hacen a las personas en general es que no compren cotorras margariteñas ya que están en peligro de extinción, y tampoco ningún ejemplar de cualquier especie silvestre.

Pueden contactar a Provita a través de su sitio en Facebook y su página web www.provitalonline.org.



Puedes VER esta noticia en nuestro canal de Youtube (Haz click en la imagen):




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...